Estos son los cinco secretos detrás de la vida equilibrada que tanto parece eludirte.

¿Te pasa lo que a tantos de mis clientes?

¿Sientes que no tienes control sobre tus emociones?

¿Que un día te sientes en la cima del mundo y al siguiente estás rodando colina abajo, desolado y sin rumbo?

¿Qué un día te comerías el mundo y los obstáculos del día siguiente te hacen desistir inmediatamente?

Si es así, deja que te consuela con una tautología de la que yo misma no soy muy partidaria. Ahí va: mi querido lector, ¡así es la vida! ¡Repleta de altibajos que un día vas a superar holgadamente y otro te van a resultar imposible solventar!

La cuestión, como suelo comentarles a las personas con las que trabajo en mis sesiones de coaching, es muy sencilla.

Y, de nuevo, puede que te parezca otra frase hecha.

O la última moda.

Pero, me voy a arriesgar.

Porque, la solución, no es ni más ni menos, que aprender a vivir y a disfrutar del momento.

Sí, aunque el momento se te haga muy cuesta arriba.

¿Cómo?

¿Cómo encuentras el equilibrio cuando el presente está repleto de altibajos?

1- Deja de buscar la fuente de tu infelicidad


Nadie debería preguntarse: ¿por qué soy infeliz? La pregunta lleva dentro un virus que lo puede destruir todo. Si nos planteamos esa pregunta, significa que queremos averiguar qué nos hace felices. Si lo que nos hace felices es diferente de lo que tenemos ahora, entonces debemos cambiar de una vez por todas o permanecer como estamos, sintiéndonos aún más infelices “.

Esas son las palabras de Paulo Coelho (The Zahir) y nos recuerdan que tratar de encontrar la fuente de tu infelicidad solo te traerá aún más infelicidad.

Así que deja de preguntarte: “¿Por qué me siento tan mal? ¿Qué me está provocando todos estos altibajos? ¿Por qué soy tan infeliz?

Y, pregúntate: “¿Qué me hace feliz? ¿Qué me hace vivir con alegría y gratitud?”

Cuando lo tengas claro, haz que tu mente busque esos momentos y todo aquello que te hace sentir bien, y sustitúyelas por las que te hacen sentirte agotado, ansioso, temeroso e infeliz.

2- Sé amable contigo mismo

No te castigues por no sentirte todo lo feliz que deberías sentirte. A veces, no podrás evitar el malhumor, la irritación o el enojo que se te viene encima por el motivo que sea.

Permítete sentir lo que estás sintiendo sin juzgarte y sin condenarte por no ser “perfecto” y por no ser esa persona “positiva” que creías ser y que todo el mundo insiste en que seas.

Las personas positivas también se enojan.

Las personas positivas también tienen días malos.

Así que, sé amable contigo mismo.

No te agobies en vano.

Permite sentir los que sientas sin etiquetarlo como bueno o malo.

Como dice, el propio Dalai Lama, “la ira es parte de nuestra mente. La irritación también es parte de nuestra mente. Pero puedes hacer que la ira vaya y venga. Nunca te la quedes en tu mundo interno porque te creará mucha desconfianza y más preocupación “.

 

3- No te creas todo lo que piensas

“La causa principal de la infelicidad”, comenta el autor y maestro espiritual Eckhart Tolle, “nunca es la situación, sino la reflexión. Sé consciente de los pensamientos que estás pensando. Separarlos de la situación, que siempre es neutral”.

Es decir, no te creas todo lo que pasa por tu mente. Tus pensamientos no son siempre reales, especialmente aquellos que surgen del temor.

Intenta buscar motivos para sonreír, para estar agradecido y para apreciar todo lo que la vida te ofrece. Busca todo aquello que te ayude a generar pensamientos amables y amorosos.

Confía en que las cosas cambiarán, que el sol volverá a brillar para ti y que volverás a encontrar el equilibrio.

 

4- El crecimiento nace de la insatisfacción

Con cada problema y cada reto con los que la vida te hace lidiar, llega una gran lección.

Algo que necesitas aprender y dominar.

Algo que te ayudará a crecer, expandirte y evolucionar hacia el maravilloso ser que naciste para ser.

Así que comienza a mirar tus días malos, tus problemas y dificultades como oportunidades de crecimiento.

Intenta ver todos los problemas como desafíos.

Los aspectos negativos como oportunidades para aprender y crecer.

No huyas de ellos condenándote a ti mismo.

¿Tienes un problema?

Estupendo.

¡Regocíjate, sumérgete e investiga!

 

5- Perdona el pasado. Libérate

No te quedes en el pasado.

No te ofusques con lo que fue o con lo que pudo ser.

Perdona lo que sucedió y los personajes que te hicieron pasarlo mal.

Libérate del pasado.

Libérate de las cadenas que has estado llevando alrededor de tus tobillos hasta ahora.

Libérate de la prisión que tú mismo has creado y en la que te has encerrado insistiendo en no querer perdonar.

Deja ir la ira, la amargura y el resentimiento.

Perdónate a ti mismo.

Perdona a quienes te hayan tratado cruelmente.

Perdona y encontrarás el equilibrio.

No olvides que el perdón es un regalo, un regalo precioso que debes obsequiarte a ti mismo para conseguir la paz, la felicidad y el equilibrio.

No perdonas porque eres débil, pero porque eres lo suficientemente sabio como para entender que aferrarte a la ira y al resentimiento solo te privará de los muchos y maravillosos regalos que la vida quiere ofrecerte.

 

¿No te ves con corazón de aplicar las sugerencias en este artículo por tu cuenta?

¿Crees que ha llegado el momento de ser guiado para conseguir la paz y el equilibrio interior que buscas?

¿Necesitas a alguien que te ayude a disfrutar del momento presente?

Ponte en contacto y descubre cómo mis sesiones de Coaching pueden ayudarte a vivir y disfrutar al máximo del presente.

Tu primera sesión de treinta minutos es GRATIS.

¡Te espero!

Reserva Ahora tu Sesión Gratuita de Coaching de 30 minutos

No podemos explicarte únicamente con palabras qué es una sesión de Coaching. Creemos que la mejor manera de conocer el Coaching es experimentándolo. Te invitamos a que reserves una sesión de Coaching con nosotros y que la experiencia hable por si misma.

SESIÓN GRATUITA

Casi estamos.

Solo tienes que dejarnos tus datos para recibir el ebook gratuito.

You have Successfully Subscribed!

You are almost finished.

Fill your name and email to receive our free ebook.

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This