Perder peso y no recuperarlo,no es posible, ¿quien ha dicho eso?

 

Hace unos años la NBC hizo un reality llamado el “The Biggest Loser” en el que participaban personas obesas dispuestas a perder peso a través de dieta y ejercicio, en un plazo de 30 semanas. Por supuesto el que más peso perdía era el ganador.

Los participantes del programa del año 2009 fueron pesados de nuevo en 2015, 6 años después. Los resultados son descorazonadores y se unen a muchas de las voces (y estudios), que dicen que las dietas no funcionan. 13 de los 14 participantes de la edición de 2009 habían recuperado una parte muy importante del peso perdido y 4 de los “recuperadores” habían ganado más peso del que perdieron y estaban más obesos que antes. Puedes ver el estudio aquí.

Entonces, si las dietas no funcionan y encima de sufrir engordo más, nada tiene efecto, no hay solución y da igual lo que coma…. Pues no exactamente

Una de las razones del incremento de peso

Uno de los motivos del incremento de peso es lo que se conoce como “adaptación metabólica”. Recientemente se ha descubierto que las dietas no son neutrales para el organismo y que incluso pueden ser nocivas. Una reducción drástica de la ingesta de calorías puede poner a nuestro organismo en “alerta por hambruna” y disminuir nuestra tasa metabólica.

Aunque lo hemos olvidado, durante muchos miles de años la humanidad ha sufrido hambrunas frecuentes. Quienes mejor se adaptaban a ellas sobrevivían. Lástima que esa misma capacidad de adaptación nos esté creando problemas ahora.

Si reducimos nuestro consumo de calorías, el cuerpo, que ha heredado una sabiduría antigua a base de la experiencia de las generaciones pasadas, cree que está en época de escasez y disminuye la tasa del metabolismo basal para sobrevivir. El metabolismo basal es el que mantiene las funciones básicas del cuerpo (respirar, digerir, bombear sangre…) y supone entre el 50 y el 70% del gasto calórico diario.

Así que ten cuidado, las dietas de hambre tipo dieta de la alcachofa, la dieta de la piña , dieta para adelgazar 5 kilos en una semana … (en fin, ya sabes,) pueden costarle caro a tu metabolismo. Si nos fiamos del estudio que se hizo a los participantes de “The Bigger Loser”, sus metabolismos se habían ralentizado en 499 calorías diarias. ¡Una pasada!.

 

dietas

 

Otras razones para engordar

Siempre nos volvemos a la comida cuando pensamos en adelgazar. De hecho yo misma me encuentro viendo a gente con sobrepeso e imaginando que come mucho. Pues la verdad es que esto no siempre es cierto y me equivoco del todo. La comida tiene una parte de la responsabilidad, pero no toda y todavía estamos un poco lejos de entender el proceso de la pérdida y la ganancia de peso.

Por supuesto la reducción de la tasa metabólica por dietas sucesivas tiene su papel en la ganancia rápida de peso después de una dieta, pero no es la única.

El estrés, la genética, el estilo de vida, la falta o exceso de deporte, la alimentación industrial, las intolerancias alimentarias, el funcionamiento inadecuado de la flora intestinal …. y conforme se hagan estudios nuevos, seguiremos añadiendo nuevos peligros que nos acechan y nos hacen ganar peso.

Esto de las dietas es casi como la moda, cada año hay una tendencia diferente. 🙂

Vale y entonces ¿qué?

Pues en mi experiencia ese cuerpo que reduce la tasa metabólica para sobrevivir está también deseando estar sano, fuerte y vital y no solamente engordar y guardar kilos de más. No es nuestro enemigo sino nuestro aliado… .

Estas son algunas de las cosas que funcionan para perder peso:

1- Se realista: todos queremos ser Karlie Kloss o quizá tener el cuerpo de Enrique Iglesias … pero el nuestro es éste y aunque nunca seamos una estatua de Miguel Angel, lo podemos mejorar mucho.

2- Empieza a escuchar a tu cuerpo: ¿de verdad comes solo cuando tienes hambre? ¿Por qué comes? Para esto te puedo recomendar el libro de Jan Chozen Bays que puedes ver aquí

o que te suscribas a este blog y vayas practicando poco a poco la filosofía del Mindful Eating.

3- La comida no es solo un montón de calorías: también son vitaminas, minerales … y para toda la raza humana, la comida es una fuente de placer y una forma de relacionarnos y establecer vínculos con los demás.

4- Elige una forma de comer que te permita seguir disfrutando de la vida y de las relaciones con los demás. Si tu dieta te aleja de tus amigos o de tu familia, si no puedes salir a cenar o darte un capricho de vez en cuando …. no merece la pena. Es mejor mantener una dieta sana de manera regular y darse caprichos ocasionales, que ser super estricto y cebarse como un pavo a la primera ocasión.

5- Considera los antojos como fuerte de información. Si de repente tu cuerpo necesita azúcar o cafeína o una bolsa de patatas fritas, ¿Qué te está diciendo?. Un “craving” no es un fallo del sistema, ni una manera de tu cuerpo de fastidiarte, no es una debilidad, sino un intento de cubrir una necesidad. Si sientes una necesidad acuciante de repente, pregúntate qué es lo que realmente necesitas y cómo puedes colaborar con tu cuerpo y tu espíritu para satisfacerla.

6- Cuando comas algo: pregúntate, esto que voy a comer ¿es compasivo para mi estómago?. ¿Cómo vas a sentirte después de comerlo? Presta atención a los efectos de la comida en ti. Cuando la comes, a los 30 minutos de comer y a las dos horas después de haber comido. ¿Qué efecto ha tenido en ti?¿Cómo te ha sentado?

6- Haz ejercicio por amor a ti mismo: mantén un cuerpo sano, disfruta del movimiento, pero no utilices el deporte como si fuera el cilicio de Santa Teresa de Ávila. La vida es corta y además acabarás abandonando si el moverte es una fuente de sufrimiento.

7- Vigila tu discurso mental: ¿qué te dices sobre tu cuerpo? ¿qué piensas sobre la comida? ¿qué trabas te pones?. Es muy habitual que cuando pensamos que nos vamos a caer …. nos caigamos. Pues, de la misma manera, si pensamos que vamos a engordar … no adelgazamos ¿no?.

En mi despacho tengo este proverbio chino:

“Para realizar el más duro viaje necesitamos únicamente dar un paso cada vez, pero hemos de seguir dando pasos”

proverbio chino

 

Para hacer el viaje más fácil práctica el amor por ti mismo. Eso quiere decir entre otras cosas, que aceptes que no siempre es posible comer sano o perfecto, que un capricho de vez en cuando, no es necesariamente un desliz.

Para cambiar tu cuerpo, empieza a cambiar la forma en la que le hablas, la manera en que lo tratas y no lo fuerces al máximo hasta que llegue a la extenuación.

Apóyate para conseguir tu objetivo y no te azuces como si fueras un caballo castigándote por cada fallo que cometas.

Me encantará saber qué piensas de todo esto y cómo te va poniéndolo en práctica. Deja tus comentarios aquí abajo. Nos vemos.

 

Y, si comer atento te resulta difícil, no dudes en ponerte en contacto.

Estaré encantada de ayudarte a aplicar los principios de Mindful Eating a tu día a día.

Reserva Ahora tu Sesión Gratuita de Coaching de 30 minutos

No podemos explicarte únicamente con palabras qué es una sesión de Coaching. Creemos que la mejor manera de conocer el Coaching es experimentándolo. Te invitamos a que reserves una sesión de Coaching con nosotros y que la experiencia hable por si misma.

SESIÓN GRATUITA

Casi estamos.

Solo tienes que dejarnos tus datos para recibir el ebook gratuito.

You have Successfully Subscribed!

You are almost finished.

Fill your name and email to receive our free ebook.

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This