El secreto (mejor guardado) para meditar

Si has tratado de meditar en algún momento de tu vida y lo has hecho por tu cuenta y riesgo, sin ayuda de algún meditador más experto, es posible que hayas desistido.

SI has persistido es muy probable que hayas hecho un curso, leido un libro …

La “escuela”  de meditación que hayas adoptado, dependerá un poco de cual es tu objetivo al meditar: convertirte en mejor persona, aumentar tu espiritualidad, disminuir el estrés ….

En cualquiera de las formas de meditación que practiques, es muy posible que tu mente se haya revolucionado hasta resultar molesta y obligarte a parar.

También es probable que pienses que hay algún defecto en ti que te impide meditar.

¿Cual es el Problema?

Esto que te cuento arriba también me ha pasado a mi y me tenía muy preocupada porque pensaba que después de tanto tiempo meditando no había avanzado nada. Hasta que un día escuché a Jan Chozen Bays decir que después de 30 años meditando su mente todavía se iba de paseo de vez en cuando mientras medita. Si a ella, que es monja budista y una “profesional” de la meditación le pasa … puedo dejar de preocuparme por la manía que tiene mi mente de invadir mi espacio de meditación.

El mayor problema que me encontraba yo era la idea de que mi mente pararía en algún momento y podría quedarse en blanco. Idea errónea. Mi mente, la tuya y la del vecino se va a mover continuamente, porque esa es su naturaleza … pensar.

 ¿Qué es lo peor que puedo hacer con mis pensamientos?

Echa un vistazo a este vídeo y lo descubrirás. Puedes ver el vídeo en este enlace o más abajo

 

¿Te has enterado ya del secreto?

Lo peor que puedo hacer con mis pensamientos, como ves, es luchar contra ellos.

Ese es el secreto de la meditación: NO LUCHAR

Meditar es observar, sin juzgar. Se trata de  repetir una y otra vez este trabajo. Cuando la mente se distraiga tranquilamente y con cariño, vuelve a traerla a donde quieres que esté.

Todos damos por echo que si queremos ponernos en forma tenemos que practicar y darnos tiempo para construir los músculos. También entendemos que si no practicamos con frecuencia perdemos la forma.

Lleva esta imagen a la meditación, que no es sino un entrenamiento de la mente. Si no tienes suficientes músculos abdominales si haces sentadillas es un gran esfuerzo y duele. De la misma manera si empiezas a meditar tu mente está acostumbrada a campar a sus anchas y hacer lo que le viene en gana.

Es cuestión de paciencia y de persistencia.

Ya se sabe, Quien no domina su mente, es dominado por ella.

 

¿Qué opinas tú? Me gustará mucho conocer tu opinión. Puedes dejar un comentario abajo.

 

Reserva Ahora tu Sesión Gratuita de Coaching de 30 minutos

No podemos explicarte únicamente con palabras qué es una sesión de Coaching. Creemos que la mejor manera de conocer el Coaching es experimentándolo. Te invitamos a que reserves una sesión de Coaching con nosotros y que la experiencia hable por si misma.

SESIÓN GRATUITA

Casi estamos.

Solo tienes que dejarnos tus datos para recibir el ebook gratuito.

You have Successfully Subscribed!

You are almost finished.

Fill your name and email to receive our free ebook.

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This